Maquillaje

Le parecía imposible que el mundo detectara el esfuerzo que le suponía ocultar esa parte que no quería mostrar.

Paralelamente no entendía que su entorno desconfiase y se alejara de ella, ni tampoco comprendía cómo algunas personas se estaban relacionando con ella y a la vez le eran totalmente inaccesibles como amistades, ni cómo su entono profesional cumplía con ella pero como compañera era absolutamente invisible.

Llegó un día en el que se dio cuenta que no mostraba esa parte que no aceptaba y que había acabado viviendo detrás de un maquillaje que a veces incluso le generaba no saber ni quién era: se había perdido.

Vio claramente que sería mucho peor que descubriesen su engaño que si ella misma destapaba su verdad y que su miedo la tenía paralizada.

Pasó varias eternidades preocupándose por las consecuencias en lugar de ocuparse de la causa.

 

Fórmate como profesional en Coaching en una escuela dedicada a las personas www.coachingestructural.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *